Piratear o ganas de no comprar

No creo que a Wiggum nos haya afectado mucho la piratería. Y cuando hablamos con otros músicos sobre este tema, ni entre nosotros nos ponemos de acuerdo. Algunos apoyan que la música sea gratuita y critican con dureza a los grupos que se quejan porque han colgado sus canciones en webs y blogs (que sí que cobran por la publicidad de sus páginas). Otros se oponen radicalmente a tener que regalar sus discos en la red.

A nosotros esta discusión nos parece muy morbosa pero da pocos frutos. Que cada uno haga lo que quiera, ya sabrán ellos si les merece la pena regalar sus grabaciones o si puede salirles rentable venderlas. Pero respetemos este derecho a decidir de las bandas. No cuesta nada enviar un mail o llamar para preguntar un “Mira, tengo una web donde colgamos discos para descarga gratuita, ¿quieres que cuelgue el tuyo?”. Y que decidan las bandas. Pero esto de que todos los individuos de un sector vayan a la suya no favorece a nadie.

Lo que me choca, poniéndome del lado del público, es que comparado con hace unos años las ganas de comprar un disco han caído en picado. Recuerdo cuando tenía 10 cds. Yo quería tener toda la pared de mi habitación llena, ¡eran parte de mí! Me imaginaba de viejo dejando en herencia ese tesoro para mis nietos, de un valor incalculable. ¿Ahora qué haremos? ¿Pasar un usb de 5 gigas? En mi mente esa imagen es realmente cutre. Ya perdimos en romanticismo con el cambio de vinilo a cd. El paso de cd a formato digital es la aniquilación total de ese amor por la música. Pero es lo que hay, y no hay que negar que esa grave pérdida ha ayudado a romper muchas fronteras de expansión musical.

También entiendo que da pereza insertar un cd en un chisme, darle al play y que al cabo de 50 minutos tengamos que levantarnos a repetir la acción. Muchos dicen que lo que deberían hacer los músicos es más temas de calidad, y no sólo 1 por disco. Bueno, con todo este estrés hemos matado la paciencia para escuchar varias veces un disco. Recuerdo que en la época del cd, al cabo de unas cuantas escuchas te parecían todo temazos, no sólo los singles que emitían en MTV, en los 40 Principales, Sputnik o Clip Clap Video. Así que más que pedir mejores canciones por disco, deberíamos dedicar más tiempo a cada cd.

Pero claro, con tanta música uno ya piensa en el siguiente tema antes de que acabe el que está sonando… Ahora bien, la de desembalar un cd me sigue pareciendo una de las mejores sensaciones que existen en este mundo.

Anuncios

Acerca de Wiggum Banda

Hubo una época en la que el POP vestía de llamativos colores cada rincón de nuestras casa, oficinas y calles. Había tantas combinaciones de colores que ya nunca ningún ser humano volvió a ser igual que el resto. Cada uno era diferente. Esas diferencias, si se aislaban individualmente, acababan perdiendo su alegría para convertirse en diferentes tonalidades de grises y negros, lo que generaba una imagen triste y desoladora. Nacieron las culturas "anti-", y el color peligraba. La cultura "anti-" se basaba en separar esas coloreadas individualidades, para dejarlas marchitar y generar tenebrosos paisajes. Así que el Rey de ese mundo de color decidió contratar los servicios de 4 jóvenes y crear una ejército para mantener intacto el color. El Rey encargó al sastre una bandera con hilo de oro para tejer en ella los nombres de grandes artistas que mantendrían la fe de esos 4 muchachos. Y les bautizó con el nombre de Wiggum. Wiggum luchó contra esas culturas "anti-" (o anticulturas), con melodías empapadas de colores que teñían de variedad todo aquello que tocaban. No se trataba de inventar colores, Wiggum los transmitía en canciones para que nunca quedaran marchitos en el olvido. "¡Sumemos!" gritaban los componentes de Wiggum cuando escribían canciones. Querían sumar colores, emociones, sentimientos, melodías, palabras,... generar pequeños mundos de color. Y poco a poco, las diferencias empezaron a sumar. Y se convirtieron en canciones eternas que hablaban sobre los tiempos oscuros cuando, con sólo 10 canciones, fueron derrotados por un ejército de sonoros colores.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Piratear o ganas de no comprar

  1. Pedro dijo:

    Yo, como viejuno que soy, me sabe mucho más seguir dándole la vuelta al vinilo, hace poco me hice con un “tocadiscos” y he empezado a coleccionar vinilos y les pido a todas mis bandas favoritas uno solo, ya le pedí a The Birkins y ahora me toca pedioslo a vosotros, ya sé que en gran parte depende de la discográfica. ¿Creéis que si me pongo pesao con El genio, haran algo al respecto?. Un wiggumniano.

    • Wiggum Banda dijo:

      Hola Pedro! Pues a nosotros nos encantaría poder hacer vinilos de nuestros discos, pero el presupuesto es limitado y de momento trabajamos con los medios disponibles. Pero no dudes que si hay oportunidad, habrá vinilo!!! Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s