Spaguetti al funghi

Antes de Wiggum nunca habíamos leído la crítica de ningún disco en el que hubiéramos participado, excepto Halldór, que ya había publicado un disco en solitario llamado “Simple“. Así que ha sido una experiencia totalmente nueva para el resto de los Wiggum. Podemos decir que no hemos recibido quizás tantas como cabe esperar, pero hemos repetido innumerables veces que nosotros venimos de la nada, sin amigos en el mundillo, sin contactos de cierta relevancia, y además, individualmente no somos excesivamente indies, aunque nos hemos adaptado con mucho gusto a ciertas características que considerábamos simpáticas de este mundo independiente. Pero poco. Para que os hagáis una idea: no recibimos respuesta (y no somos nada pesados) de la mayoría de bandas españolas cuando, de manera amigable, les comunicamos algo vía facebook o twitter. Esto es un síntoma inequívoco de que quienes nos conocen, aún no son muchos, y también es síntoma de que hay algunas bandas que eso de hacer amigos no se les da del todo bien si no eres ya un artista consagrado. Pero a lo que iba: de ese más que suficiente buen puñado de críticas y reseñas, la gran mayoría han recibido nuestro disco con una buena sonrisa, lo que fue muy tranquilizante. Unas pocas escribieron cosas que ni fu ni fa (nunca mejor dicho). Y una pequeña minoría se cargaron el disco fulminantemente. Este último grupo no llega a 5, pero son las que más te hacen meditar.

En ese grupo de críticas negativas y seminegativas, leimos cosas con las que estábamos plenamente de acuerdo. Por ejemplo, las voces las grabamos en apenas 7 horas y de manera seguida. Es decir, que tuve que cantar 30 canciones (ya que el disco contiene 10, y por norma general las voces se suelen grabar un mínimo de 3 veces) de una sola tirada. Recuerdo que acabé con la garganta irritada y realmente cansado. Para un grupo novel, el tiempo de grabación es oro (las tarifas de los estudios se facturan por horas), y nosotros contábamos con una cantidad de “oro” limitada. Así que había que darse prisa. Entonces, claro está que cuando leo en una crítica que si las voces nos son perfectas, a uno no le sorprende.

Sin embargo, hay otros factores criticados que sorprenden. Más que nada porque a veces esos factores se han hecho expresamente (por parte de la banda). Es como criticar unos macarrones con setas porque llevan setas. Pueden no gustarte las setas, entonces está claro que tu opinión sobre ese plato nunca será positiva. Y también está claro que el cocinero ha pretendido hacer la salsa con setas, no la ha llamado tomate con caviar, así pues, no engaña a nadie. En el cine ocurre lo mismo: ¿por qué se critica una película actual como Spiderman a través de los ojos de un seguidor de cine de los años 30? Está claro que este crítico se basará en unas variables muy diferentes a aquellas con las que una película de ciencia-ficción como Spiderman pretende divertir al público. Para rematar, hay días que apetece un McDonalds, y los días que apetece un Big Mac, sólo apatece Big Mac. Esos días puedes tener delante un solomillo de buey, un plato de jamón 5 jotas, y tener a Ferran Adrià en tu cocina de casa. Pero ese día, que a mí me ocurre 1 vez al mes aprox., sólo pienso en Big Mac. Entonces, si ese día tuviera que escribir una crítica sobre el solomillo de buey, sobre el jamón 5 jotas o sobre Ferran Adrià, seguramente, no sería objetivo, y elevaría una hamburguesa poco saludable y tipificada a status de deidad.

Cada música tiene su momento. Cada disco tiene su intención. Cada persona tiene sus preferencias. Cada canción tiene su por qué. Y sí, para hacer una buena crítica de cualquier cosa, se debe estudiar minuciosamete cada variable. Porque las verdades absolutas en el arte escasean aunque existen, y críticos con demasiados discos sobre los que opinar y con poco tiempo para investigar los hay a montones. Eso sí, internet permite que cualquier voz suene igual de fuerte y que el autor quede escondido tras unas opiniones contrariadas. Sólo hay que ver los foros de los periódicos informativos, donde muchos opinan a placer auténticas barbaridades. Eso es internet, un lugar inmenso donde cualquier mínima cosa tiene potencial para convertirse en hecho histórico.

Hay algo positivo en lo negativo, aunque suene paradójico: los artistas que más críticas negativas tienen en la red son los más mediáticos, más exitosos, y más asentados en las disciplinas en las que ofician. Así que hasta me planteo cambiar mi baremo y empezar a medir nuestro esperanzado exitoso futuro según las críticas negativas que recibamos, y de momento aún son pocas.

Para concluir, con Wiggum hemos visto la luz que desprenden algunos periodistas y/o blogueros, que investigan sobre ti, leen sobre ti, antes de hacerte ninguna pregunta. Y en esos casos, las entrevistas fluyen de manera mágica y da pena acabarlas. Te das cuenta enseguida que estás ante un auténtico profesional, amante de su oficio, y así no es extraño que muchos artistas acaben siendo grandes amigos de esos periodistas. Y lo sorprendente: estos profesionales raras veces critican la salsa de setas si saben que a ellos no les gustan los spaguetti al funghi.

Dedicado a todos y cada uno de los blogs, revistas y periódicos que han escrito sobre Wiggum hasta ahora, tanto si pertencen a un grupo como a otro.

 

 

Anuncios

Acerca de Wiggum Banda

Hubo una época en la que el POP vestía de llamativos colores cada rincón de nuestras casa, oficinas y calles. Había tantas combinaciones de colores que ya nunca ningún ser humano volvió a ser igual que el resto. Cada uno era diferente. Esas diferencias, si se aislaban individualmente, acababan perdiendo su alegría para convertirse en diferentes tonalidades de grises y negros, lo que generaba una imagen triste y desoladora. Nacieron las culturas "anti-", y el color peligraba. La cultura "anti-" se basaba en separar esas coloreadas individualidades, para dejarlas marchitar y generar tenebrosos paisajes. Así que el Rey de ese mundo de color decidió contratar los servicios de 4 jóvenes y crear una ejército para mantener intacto el color. El Rey encargó al sastre una bandera con hilo de oro para tejer en ella los nombres de grandes artistas que mantendrían la fe de esos 4 muchachos. Y les bautizó con el nombre de Wiggum. Wiggum luchó contra esas culturas "anti-" (o anticulturas), con melodías empapadas de colores que teñían de variedad todo aquello que tocaban. No se trataba de inventar colores, Wiggum los transmitía en canciones para que nunca quedaran marchitos en el olvido. "¡Sumemos!" gritaban los componentes de Wiggum cuando escribían canciones. Querían sumar colores, emociones, sentimientos, melodías, palabras,... generar pequeños mundos de color. Y poco a poco, las diferencias empezaron a sumar. Y se convirtieron en canciones eternas que hablaban sobre los tiempos oscuros cuando, con sólo 10 canciones, fueron derrotados por un ejército de sonoros colores.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Spaguetti al funghi

  1. pedro dijo:

    Desde que escuché hace unas semanas La Chica Imaginaria en Hoy Empieza Todo –me gustaba más sin el rollito de graciosetes que se traen ahora, pero no hay muchas opciones– vuestro disco es de lo que más escucho, vía Spotify. Entero y de arriba a abajo, normalmente. De las cosas más interesantes y originales que me he echado a los tímpanos en una buena temporada. Quizá Nudozurdo fue lo anterior que me llamó la atención. Ahora estoy con Simple, que no suena nada mal.

    ¿Planes, conciertos, nuevo disco?

    Me gustan los spaghetti al fungi. Sobre todo, cuando los fungi son frescos.

    • Wiggum Banda dijo:

      Hola Pedro! muchas gracias por tu comentario. Estamos encantados de que te guste nuestro disco. 🙂

      La semana que viene colgaremos en el blog nuestros planes en los siguientes meses, que nos ha dado por opinar mucho y explicar poco de ellos.
      Tuvimos la oportunidad de ver a Nudozurdo en el pasado FIB y que sepas que nuestras futuras grabaciones intentarán captar mucho de su potencia, así que si te ha gustado nuestro primer disco y Nudozurdo, lo que está por venir no te defraudará. 😉

      un abrazo

      • pedro dijo:

        Volviendo a lo que comentáis en vuestro post sobre las relaciones con otras bandas, este verano por tierras portuguesas un –ya veterano– periodista de la cosa con unos cuantos artículos a su Underwood –mutó a MacPro tiempo ha– argumentaba la superioridad de la escena musical gala basándose en la mayor promiscuidad colaborativa entre sus músicos: cederse canciones unos a otros, versionarse, grabaciones de con apariciones diversas,… No conozco suficientemente bien ni la de allí ni la de acá como para pronunciarme en uno u otro sentido, si bien la lectura de la entrada me recordó la conversación.

        Un abrazo,

      • Wiggum Banda dijo:

        Eso me recuerda a que en los 60, los Beatles, Rolling, Animals solían ir todos al mismo bar a tomar copas, según leí. Ojalá siguiera habiendo esa comunión entre bandas. Curiosamente aquellas con las que más compartimos son las que se encuentran en nuestra misma situación. Pero fue tarea muy difícil encontrar respuesta en aquellas que nos inspiraron para crear el sonido del disco. De todos modos, quizás reciben montones de mensajes diarios y es imposible cumplir con todos, pero algo me dice que no es del 100% así. De todos modos, no es algo grave, simplemente curioso. Intentaremos tener claras estas cosas pase lo que pase en un futuro.
        Sobre el caso de España, hay colaboraciones entre artistas ya “famosos”. A veces provocadas por el sello discográfico y otras por amistad. Pero da la sensación de que cada banda va a su rollo. Quizás alguien con más información que yo pudiera aclararlo. Y esas uniones han sido claves para toda generación importante de artistas, ojalá en un futuro tengamos el poder de hacer una gran colaboración que marque época!

  2. me he sentido muy identificado con esto que habéis escrito, me ha parecido de una sinceridad impresionante,y en algunos momentos he sonreido porque escribís cosas que creo que a todos nos han pasado. Estar en esto es mucho mas duro que cualquier cosa que te quieran contar ,pero solo siendo siempre tu mismo podrás trascender, llegar a ser reconocido, o al menos a que terceras personas se paren a escuchar eso que intentas transmitir.

    Os vi en el puerto , durante el monkey week, y me gustó muchisimo el bolo que disteis en el loco de la ribera. Me gusta esa actitud sincera ,os animo y os deseo suerte en vuestros proyectos 😉

    • Wiggum Banda dijo:

      Muchas gracias Rafa! Qué bueno que nos vieras en el Monkey! Nos hizo mucha ilusión poder tocar por fin en Andalucía. Poco a poco vamos saliendo de nuestras tierras y es siempre una experiencia interesante. No sabemos si siendo sinceros llegaremos más lejos pero es algo que echamos en falta de algunos de nuestros ídolos, así que hemos decidido hacerlo nosotros. 😉

      Voy a escuchar tu banda ahora que os he visto en facebook!

      Un saludo!
      Wiggum

  3. gracias men!! un abrazo sureño 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s