Generación de mierda

Dice la Wikipedia: “Se conoce como Mayo francés o mayo del 68 la cadena de protestas que se llevaron a cabo en Francia y, especialmente, en París durante los meses de mayo y junio de 1968. Esta serie de protestas fue iniciada por grupos estudiantiles de izquierdas contrarios a la sociedad de consumo, a los que posteriormente se unieron grupos de obreros industriales (…). Como resultado, tuvo lugar la mayor revuelta estudiantil y la mayor huelga general de la historia de Francia, y posiblemente de Europa Occidental, secundada por más de 9 millones de trabajadores. Estuvo vinculado con el movimiento hippie que se extendía entonces.”

Bien, esa generación que protagonizó una heroica protesta contra el consumismo es ahora dueña y señora de las empresas, bancos, corporaciones y partidos políticos de hoy día. Aquéllos que un día clamaron contra los responsables de un futuro que veían negro, han aparecido exultantes con botes de pintura azabache para barrer toda esperanza de alegría para sus propios hijos. Pasaron su juventud chillando a las bandas de rock en Woodstock, fumando porros para alejarse de la realidad, creando arte con ayuda del LSD, y dejaron un legado musical la mar de bonito. Pero ahora que han tenido que dar el callo, han fracasado estrepitosamente. Es decir, si lo miramos a grandes rasgos, vemos que disfrutaron a más no poder de su adolescencia, en la universidad tuvieron unos ideales que les unieron (como facebook para nosotros) y que no dudaron ni un segundo en vender por un egoísmo exacerbado. En fin, que la de algunos de nuestros padres fue una generación de mierda.

Me siento más unido a la generación de mis abuelos, que sobrevivieron (algunos) a varias guerras, con el consecuente miedo indescansable que generan. Mi abuelo nunca vivió en una gran mansión, ni tuvo un Porsche Cayenne financiado a 20 años, ni se lanzó al precipicio con una hipoteca de por vida. Simplemente ahorraba, compraba una TV cuando se estropeaba 10 veces la que tenía, cuando le decían que repararla ya no salía a cuenta, porque, aunque cueste creerlo, en aquel entonces las televisiones se reparaban, no se sustituían. Cuando uno de sus nietos cumplía años, nos regalaba un sobre con 10.000 ptas, que daba para muchos juguetes. Y en su casa se comía macarrones y carne rebozada. Su piso estaba repleto de muebles heredados con cariño, que le daban un aire de piso de abuelo auténtico. Estaba siempre de buen humor, a pesar de las burradas que se empezaban a decir en su reparada televisión.

Pero observo a esa generación de nuestros padres, que han hecho lo que han querido desde que nacieron, imagino que tras una guerra, un padre quiere alejar a su hijo de todo sentimiento bélico, y de ahí que nuestros abuelos criaran de una peculiar manera a nuestros padres. Tan peculiar que, a la que obtuvieron el poder económico, empezaron a hacer lo que les vino en gana: probaron fórmulas financieras sabiendo el riesgo que comportaban, organizaron sus propias guerritas para obtener petróleo sabiendo de lo perjudicial que es para la naturaleza, y una vez conducidos al crack económico, se apresuraron a recibir sus indemnizaciones para luego pedir a los Bancos Centrales, una ayuda que evitara la quiebra de sus amadísimos bancos. En fin, que de aquella revolución de mayo del 68 no queda ni un ápice de intención.

Mientrastanto, y enfocándolo desde nuestro punto de vista musical, veo a Lady Gaga diciendo mamonadas sobre cómo disfrazarse de babosa espacial, a Coldplay cantando un Viva la Vida plagiado, a David Bisbal berreando la canción de Nocilla,… pero ni un solo artista ha alzado la voz contra todo este espectáculo tragico-cómico. Eso sí, seguiremos poniéndonos guapos para ser indies, y diremos que nos encantan los siempre reciclados snobismos. Pero, esos ídolos a los que tanto tiempo dedicamos, podríamos empezar a exigirles un poco de empatía, y que algunos de ellos escriban sobre el amor, pero que dejen de decir tonterías y de posar como megaforrados de billetes a ciegas de lo que ocurre en el resto del mundo, porque si no, nosotros también seremos una generación de mierda.

Anuncios

Acerca de Wiggum Banda

Hubo una época en la que el POP vestía de llamativos colores cada rincón de nuestras casa, oficinas y calles. Había tantas combinaciones de colores que ya nunca ningún ser humano volvió a ser igual que el resto. Cada uno era diferente. Esas diferencias, si se aislaban individualmente, acababan perdiendo su alegría para convertirse en diferentes tonalidades de grises y negros, lo que generaba una imagen triste y desoladora. Nacieron las culturas "anti-", y el color peligraba. La cultura "anti-" se basaba en separar esas coloreadas individualidades, para dejarlas marchitar y generar tenebrosos paisajes. Así que el Rey de ese mundo de color decidió contratar los servicios de 4 jóvenes y crear una ejército para mantener intacto el color. El Rey encargó al sastre una bandera con hilo de oro para tejer en ella los nombres de grandes artistas que mantendrían la fe de esos 4 muchachos. Y les bautizó con el nombre de Wiggum. Wiggum luchó contra esas culturas "anti-" (o anticulturas), con melodías empapadas de colores que teñían de variedad todo aquello que tocaban. No se trataba de inventar colores, Wiggum los transmitía en canciones para que nunca quedaran marchitos en el olvido. "¡Sumemos!" gritaban los componentes de Wiggum cuando escribían canciones. Querían sumar colores, emociones, sentimientos, melodías, palabras,... generar pequeños mundos de color. Y poco a poco, las diferencias empezaron a sumar. Y se convirtieron en canciones eternas que hablaban sobre los tiempos oscuros cuando, con sólo 10 canciones, fueron derrotados por un ejército de sonoros colores.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s